PLAYAS DE EL ALGARVE (Portugal)

Este post únicamente es para incluiros aquí los maravillosos paisajes de esta zona de Portugal. Una buena guía para que disfrutéis y os alojéis cerca de la playa que os parezca más espectacular; difícil elección por otra parte, porque es una zona de playas todas ellas de gran belleza. Desde España hasta Faro son playas sin acantilados y a partir de Faro con acantilados. Unas mejores que otras, pero toda la zona de un paisaje espectacular.

Igualmente aquí  podéis consultar la Guía Foodie de esta zona.




RÍAS BAJAS Y RIBEIRA SACRA (Galicia)


Sábado 2 de Septiembre, 2017 (Ribeira Sacra)



Preciosas carreteras
Este viaje lo planeamos de repente sin previo aviso. Veníamos de pasar 1 semana en las Rías Bajas (las fotos están incluidas en el video-álbum) y el Sábado no había disponible alojamiento en ninguna parte cercana a donde queríamos quedarnos, así que decidimos hacer kilómetros de vuelta a Madrid que es lo que nos encanta (como habréis visto los que me seguís). Nunca mejor dicho lo de hacer kilómetros, porque verdaderamente esto es todo puro bosque y Monasterios escondidos en lo más recóndito de los valles y cimas.
Divino Salvador
Como quizá ya sepáis la Ribeira Sacra tiene 2 zonas (una que pertenece a Lugo con el Río Miño y otra que pertenece a Orense con el Río Sil). Comenzamos por la zona de Lugo. Llegamos al Monasterio del Divino Salvador (S. X) que es un lugar de esos que ya no se ven por el mundo. Convento de la Orden del Císter de Clausura con 8 monjas entre 65 y 92 años, que tienen una rutina de 7 rezos diarios y que sólo pueden recibir 2 visitas al año y separados por una celosía. Pensaréis que viven peor que en una cárcel pero es su vocación. Ellas no salen para nada y se dedican a hacer dulces y pastas. Cuentan con un huerto y algunas gallinas y dos personas que les mantienen esto que es su supervivencia y van al pueblo a realizar las tareas que ellas no pueden hacer. Por supuesto que el Monasterio cuenta con su propia Iglesia Románica.
Divino Salvador

Divino Salvador

Tras visitar el interior y comprar los  correspondientes dulces, seguimos al siguiente Monasterio también en esta zona de la Provincia de Lugo. Por el camino nos encontramos con un mirador sobre el Miño espectacular.










Mirador sobre el Miño
Tanto esta zona como la de Orense (Sil) tiene cantidad de pequeñas Iglesias, Monasterios y algún castillo para ver pero yo os diría que os centrarais en lo más importante porque sino es imposible visitar todo lo que hay, a no ser que tengáis varios días para ello. Y también es muy aconsejable ir provisto de un buen mapa de carreteras de los de antaño pero actualizado porque el navegador indica algunas carreteras que ya no existen y perderse en esos montes puede ser muy pesado.

Pues bien llegamos a la Iglesia de San Miguel de Eiré de la segunda mitad del S. XII.

Realmente estas Iglesias y Monasterios están un poco sobrevalorados a mi modo de ver (los interiores no valen nada); es decir, que yo creo que merece más la pena dedicarse a los paisajes que ofrecen ambos ríos que a recorrer distancias enormes por "carreteras"(entrecomillado porque algunas son verdaderos caminos de cabras; y no es una metáfora).

Tras visitar el interior de esta Iglesia diminuta en mitad de la nada, únicamente rodeada por 2 corrales, seguimos camino y nos encontramos con otro mirador precioso. Continuamos en la zona Lucense.

S. Miguel de Eiré

Otra carretera más encerrada entre árboles y en medio del monte. Son caminos preciosos y numerosos que al final todos llevan a Roma.


S. Miguel de Eiré

Tras esta Iglesia empezamos nuestro descenso hacia el Sur, y en la orilla derecha del río Sil y ya enclavado en la provincia de Orense, nos encontramos con la Iglesia de San Vicente de Pombeiro que en el siglo XII es anexionada a Cluny y se convierte en priorato de la abadía borgoñesa. Desde aquí hay unas bonitas vistas del río Sil a través de las parras que también es un paisaje recurrente en esta zona donde se produce el vino D.O. Ribeira Sacra.




Vista desde Pombeiro
S. Vicente de Pombeiro

       





















Tras estos recorridos nos dirigimos al hotel a hacer el check in. El hotel es el Parador Nacional Monasterio de Santo Estevo (San Esteban). Para mí este Monasterio es, sin duda, lo que más merece la pena de todo lo que hemos visitado. Está enclavado en medio de un valle rodeado de bosque. Cuesta llegar pero, una vez allí, es una joya de sitio y, como buen lugar de retiro que fue, se respira una tranquilidad que estás en la Gloria Divina. Cuenta con 3 claustros perfectamente integrados en la reforma del hotel, dos muy bonitos y otro bastante feo con la cristalera que le han puesto a modo de cerramiento. El origen de este monasterio es eremítico y anterior al siglo X. En el siglo XII se convierte en el principal monasterio de la región, llegando a ser uno de los más notables de Galicia. Estuvo ocupado por la Orden de San Benito. 
Monasterio/Parador de S. Esteban
Pues bien, pasamos por recepción, subimos a la habitación (bastante pequeña por cierto y cara para lo que ofrece) y bajamos a comer. 

Hay pocos sitios decentes por aquí donde comer, así que no arriesgamos y vamos sobre seguro; aunque ya sabemos que Paradores Españoles no se caracteriza por ser "seguro" ya que sus cocinas son más bien sólo correctas.
Comemos cualquier cosa en la cafetería y subimos a echarnos una buena siesta para continuar la visita esta tarde.
Parador de Santo Estevo
Tras un buen descanso que buena falta nos hacía, nos dirigimos ya a toda la zona del Sil en ambas márgenes.
Comenzamos la visita de tarde deteniéndonos en el Mirador de Cabezoas, uno de los más espectaculares de la zona. De ahí al Monasterio de Santa Cristina, en Ribas de Sil; esta es una de las visitas importantes a realizar, que -bajo mi punto de vista- como ya he comentado, no todas lo son.
Monasterio/Iglesia Sta. Cristina
Santa Cristina
Lo más espectacular de las Iglesias y Monasterios son las ubicaciones que tienen porque realmente la construcción en sí... hay en España Románico mucho más importante, de ahí que yo considere que está ligeramente sobrevalorada esta zona.
Mirador de Cabezoas
Desde Santa Cristina nos dirigimos a los Balcons de Madrid que son unos miradores distribuidos en terrazas, de ahí su nombre, pero desde casi todas las terrazas se aprecia lo mismo. A este mirador no se llega con el coche, hay que aparcarlo un poco apartado y llegar caminando, pero no está lejos.
Cañones del Sil

 
Castillo Castro Caldelas

Continuamos la carretera paralela al Sil y llegamos al pueblo de Castro Cal-delas bonito pequeño pue-blo medieval donde se puede visitar el castillo de Lemos que fue construido en el S. XIV en la zona alta del casco histórico. Posteriormente se reformó en el S. XVI para convertirlo en residencia de la alta nobleza. También se puede visitar la Iglesia de Ntra. Sra. de los Remedios.
En este pueblo nos sentamos en una terracita a merendar un café con leche con las pastas que habíamos comprado a las monjas de clausura; un buen y rico descanso.


Desde aquí nos acercamos al Monasterio de Montederramo; ya está oscureciendo y casi no llegamos a los sitios porque las carreteras y las ubicaciones son de lo más enrevesadas. Menos mal que mi móvil capta luz donde prácticamente no la hay y consigue hacer unas fotos impensables casi a oscuras. 
Montederramo
Montederramo perteneció a la
Orden de San Benito y posteriormente a la Orden del Císter, siendo fundado en el siglo X. Durante siglos se consideró uno de los monasterios gallegos de mayor poderío económico y social, hasta que se produjo la desamortización de Mendizábal.
Esta edificación está considerada desde el año 1951 como un Bien de Interés Cultural dentro del catálogo de monumentos del patrimonio histórico de España. La fachada de la iglesia, acabada en 1607, es un ejemplo de estilo herreriano en Galicia.
Desde Montederramo nos acercamos a San Pedro de Rocas.
San Pedro de Rocas
El origen de San Pedro de Rocas es anterior al año 573, año en el que según se conserva en una inscripción encontrada en una lápida en la iglesia del monasterio, cinco habitantes del mismo recibieron algún tipo de herencia. Está ligado al evangelizador Martín de Braga.
A principios del siglo VIII es abandonado debido a los ataques que sufre por parte de los musulmanes.
El origen del monasterio, como el de la mayoría de los monasterios de la Ribeira Sacra, es eremítico asociado al comienzo del cristianismo en tierras gallegas.
Como iba diciendo, ya son más de las 21.30 y ha oscurecido. Nos vamos al hotel a cenar y descansar que mañana nos espera el viaje de regreso a Madrid. El navegador nos lleva al Parador por un camino de cabras (y no es una forma de hablar...). Yo me asusté porque aquello era de tierra y con plantas que crecían por el medio. Quería dar la vuelta pero nos encontramos con el cabrero y su rebaño y nos dijo que íbamos bien, que ese era uno de los múltiples caminos hacia el Parador.  ¡¡¡Bufffff qué mal rato!!!.
Cenamos en el restaurante del Parador, poca cosa porque habíamos merendado; la cena no estuvo mal pero todos sabemos que los Paradores no tienen gran cosa que destacar. Eso sí, el comedor tiene una terracita muy agradable y acogedora donde nos sentamos. Terminada la cena a la cama.


Domingo 3 de Septiembre, 2017
Nos levantamos a las 10h y bajamos a desayunar.
Claustro Parador - Monasterio Santo Estevo
El desayuno es muy completo, con bollería típica gallega y todo tipo de salados y dulces; eso sí, el zumo no es natural (fallo). El desayuno es en el mismo sitio donde comimos ayer. Realmente es un pasillo en una de las alas del claustro en el cual han hecho un cerramiento de cristales (horrendo para mi gusto) que cierra todo ese lateral de suelo a techo y donde hace bastante calor.
Claustro Parador

Entrada principal parador
Este Para-dor, que es el antiguo Mo-nasterio, cu-enta con 3 claustros y la reforma inte-gral ha sido increíble. Lo han conser-vado maravi-llosamente y también tiene una Iglesia.
La historia del Monas-terio de Santo Estevo es la siguiente:
Con un origen anterior al siglo X, la primera documentación escrita en que se nombra el monasterio data del año 921, en la que el rey Ordoño II autoriza al abad Franquila a realizar la reconstrucción de las dependencia monacales y le concede numerosas posesiones. Erróneamente se ha atribuido su fundación a san Martí­n Dumiense en el siglo VI.
Tras la reforma canónica de los reyes Católicos y el cardenal Cisneros se incorpora en 1499 a la congregación de San Benito de Valladolid. En 1588 se convierte en Colegio de Artes, condición que mantiene hasta su exclaustración en 1875.
Iglesia Santo Estevo

A finales del siglo XIX pasa a manos particulares y en el año 2004 es convertido en parador de Turismo, siendo el establecimiento hotelero de mayor categoría de la comarca y formando parte de la red de paradores turísticos de España.
La fachada principal de la iglesia forma ángulo recto con la entrada del monasterio. Está orientada hacia el oeste, como es costumbre. Acoge, alrededor de su entrada, el pequeño cementerio parroquial, ya que el templo cumple con la función de parroquia para la población vecina.
El templo es de estilo románico, realizado a finales del siglo XII y principios del XIII.
Tras pagar la noche de hotel y hacer unas últimas fotos, emprendemos viaje de regreso a Madrid y de fin de las vacaciones Verano 2017. buahhhhhh!!!





__________________________________________________________________________


Mira el Video-Album con todas las fotos




https://youtu.be/GqH0nrwTeJE

También consulta la guía "Alioli's Foodie" de las Rías Baixas aquí



















                                                      












VISITAS POR MADRID IV

Domingo 25 de Junio de 2017


Esta vez nuestra visita es por la mañana tempranito para evitar los calores de Madrid en estas fechas.
Exterior de la Escuela de Minas
Nos dirigimos al Museo Geominero de Madrid, que llevaba yo tiempo queriendo conocerlo, no por sus minerales y fósiles, sino más bien por el trazado y arquitectura del edificio. 
El Museo Geominero es una unidad del Instituto Geológico y Minero de España, Organismo Público de Investigación del Ministerio de Economía y Competi-tividad, en cuya sede principal se encuentra ubicado. Por su dependencia funcional, es un Museo de titularidad estatal gestionado por un Organismo Público de Investigación.

Los objetivos del Museo Geominero son conservar, investigar y difundir la riqueza y diversidad del patrimonio geológico, paleontológico y mineralógico a través de las importantes colecciones de minerales, rocas y fósiles procedentes de todas las regiones españolas y de antiguos territorios coloniales, así como de yacimientos significados del registro mundial.
La continuada puesta en valor de los fondos mediante su investigación y difusión a través de catálogos temáticos, ha situado al Museo entre los más importantes de su naturaleza en España.
A la importancia científica de estas colecciones, hay que añadir el valor histórico de las mismas, pues su origen se remonta a la creación de la Comisión del Mapa Geológico de España en 1849; desde entonces se han nutrido de los trabajos realizados por el IGME a lo largo de más de 150 años de investigaciones geológicas y mineras.


ARQUITECTURA
El Museo se sitúa en la primera planta del edificio del Instituto Geológico y Minero de España, cuya construcción como sede oficial del organismo se inició en 1921 y no finalizó hasta mediados de la década de 1940. El proyecto arquitectónico se debe a Francisco Javier de Luque, si bien la obra realizada no corresponde en su acabado final a los planos primitivos.
En Diciembre de 1918, Luque, profesor de la Escuela de Arquitectura de Madrid, presenta un proyecto para la construcción del nuevo edificio del Instituto Geológico de España, inspirado aparentemente en planos del arquitecto Ricardo Velázquez Bosco, autor entre otros edificios de la Escuela de Minas y del antiguo Ministerio de Fomento, hoy de Agricultura.


En el proyecto de Luque se pueden encontrar elementos característicos de estos edificios, como son las cúpulas amansardadas de las esquinas (que no se llegaron a construir) o las cristaleras artísticas de los accesos a la planta primera, de los ventanales del pasillo y del propio edificio del Museo. El espacio del Museo es una nave diáfana, de 19 metros de altura y planta rectangular, que ocupa 713 metros cuadrados de superficie.
La cubierta es de estructura metálica y policarbonato, que fue reemplazada durante las últimas obras acometidas a finales de los 80 por la original de vidrio armado con juntas de plomo. 



En altura se disponen tres corredores perimetrales volados al espacio central, a los que se accede mediante tres escaleras de caracol y un ascensor, situados en los cuatro vértices de la planta. Los pisos son de parquet-tarima, las barandillas de las balconadas de hierro forjado, y las paredes, enlucidas con yeso y decoradas con escayolas (destacando las conchas y escudos de los vértices superiores).


 





 

Aquí voy a incluir unas fotos de la Estación de Atocha de Madrid que jamás se me habría ocurrido hacer pero, en esta ocasión, con tiempo suficiente las hice.  Siempre que voy es deprisa y corriendo a coger un tren, pero en esta ocasión iba a recoger y se retrasó, así que ahí van.



 
La estación surge como un simple embarcadero (inaugurado en 1851), que se amplía hasta convertirse en la estación del Mediodía (inaugurada en 1892), propiedad inicialmente de la compañía de los Ferrocarriles de Madrid a Zaragoza y Alicante (abreviada como MZA). El constante crecimiento de pasajeros de larga, media y corta distancia hace que se vaya transformando progresivamente en el complejo nudo ferroviario de tres estaciones que se conoce actualmente.
A lo largo del siglo XX la demanda de viajeros motivó que fuera incorporando edificios e instalaciones ferroviarias adyacentes, que prolongaban su estructura varios kilómetros hacia el sur. A mediados del siglo fue nacionalizada, pasando a cargo de RENFE. El 1 de enero de 2005 RENFE se escindió en varias compañías, y Adif pasó a ser la propietaria encargada de la gestión de las estaciones.